Existen cinco razones básicas por las que una compañía realiza actividades de almacenamiento:

  1. Reducción de los costos de transporte- producción
    El almacenamiento y el inventario asociado al mismo son dos factores que generan nuevos gastos. No obstante, ese aumento de costos se compensa con la disminución de los de transporte y producción, ya que se mejora la eficiencia de ambos procesos.
  2. Coordinación entre el suministro y la demanda
    Las compañías que tienen una producción de carácter estacional y una demanda racionalmente constante suelen tener problemas de coordinación entre la demanda y el suministro.
  3. Precio de los productos
    Aquellas mercancías y artículos que experimentan grandes variaciones en el precio de un periodo a otro, pueden obligar a las compañías a hacer compras de los mismos por adelantado, de modo que se obtengan a precios más bajos, compensando así el costo de los almacenes necesarios para su mantenimiento.
  4. Apoyo al proceso de producción
    El almacenamiento puede formar parte del proceso de producción. No obstante los almacenes no solo sirven para guardar el producto también para tener la mercancía libre de impuestos hasta el momento de su venta.
  5. Apoyo al proceso de comercialización
    La comercialización generalmente se ocupa de cuándo y cómo estará disponible en el mercado. Aquí el almacenamiento se emplea para dar valor a un producto, de modo que si se almacena el mismo cerca del cliente, el tiempo de entrega, por ejemplo disminuye. Esta mejora en el servicio al comprador puede producir un incremento de las ventas